Cuando un ser querido se enfrenta a problemas de adicción, es natural preguntarse cuándo un hábito se convierte en una verdadera adicción y cómo distinguirlo de una actividad inofensiva. En este post te contamos cómo identificarlo con el objetivo de ayudarte a comprender mejor este tema delicado. Además, podrás encontrar formas efectivas de apoyar a tus familiares y amigos que luchan contra la adicción.

Superando los estereotipos en la adicción

A menudo, imaginamos a los adictos como «fieras desesperadas» que buscan consumir las veinticuatro horas del día. Sin embargo, este estereotipo no siempre refleja la realidad. El criterio de consumir algo todos los días no es suficiente para determinar si una persona es adicta o no. Es un proceso paulatino que va de más a menos y que en la mayoría de los casos no manifiestan la conducta adictiva a diario, sino que alternan períodos de consumo con períodos de abstinencia o consumo controlado.

El engaño de las apariencias

Es importante comprender esto, ya que muchas personas adictas se persuaden a sí mismas y a otros de que no tienen ningún problema debido a que no consumen a diario. Frases como «No bebo todos los días, así que ¿cómo podría tener un problema?» o «Solo consumo sustancias los fines de semana. Si fuera adicto, lo haría todos los días» son comunes.

adicción

El impacto individual

No es la frecuencia o cantidad lo que determina la adicción, sino cómo afecta la sustancia a la persona en el momento presente y el efecto global que tiene en su vida. Este deterioro en la vida, suele darse tras largo tiempo de mantenerse la conducta adictiva en detrimento de un abandono progresivo de aspectos vitales de la persona como el trabajo, conexión social, actividades recreativas, consecución de metas, etc.

La importancia de la funcionalidad en la adicción

Tampoco podemos basarnos en la cantidad de sustancia utilizada para determinar la adicción. Una persona puede ser alcohólica y consumir menos cantidad que otra persona que aún no ha desarrollado esta dependencia. Del mismo modo, algunas personas pueden volverse adictas consumiendo pequeñas cantidades de una sustancia, mientras que otras que consumen más no muestran signos de adicción (al menos por el momento). Lo que importa es cómo el uso de la sustancia o actividad afecta a la vida de la persona, las consecuencias que de ello se derivan, si se manifiesta la conducta adictiva para el alivio del malestar derivado de los problemas cotidianos y el control que la persona tiene sobre sí mismo a la hora de abandonar esta conducta cuando percibe las consecuencias negativas..

adicciones

Apoyo desde la perspectiva de la psicología

En Psicoolivencia, tu centro de psicología en Roquetas de mar, entendemos los desafíos que pueden enfrentar los familiares al lidiar con la adicción de un ser querido. Queremos recordarte que la adicción es un problema complejo que requiere atención y apoyo profesional. Nuestro objetivo es brindarte herramientas desde la perspectiva de la psicología para comprender mejor la adicción y ofrecerte estrategias de apoyo efectivas.

No olvides seguirnos en nuestras Redes Sociales para no perderte ningún tip, consejo e información sobre salud mental. Sigue nuestra cuenta de Instagram y nuestra página de Facebook para no perderte nada. ¡Te esperamos!