Skip to main content

La intervención psicológica para la adicción a la cocaína tradicionalmente se ha abordado desde distintas propuestas (Dutra et al., 2008; INS, 2010). Pero los tratamientos para la adiccion a la cocaina se han basado en los mismos principios que las intervenciones de opiáceos y alcohol (Esteban, 2012).

Psicoterapias indicadas en la literatura científica como tratamientos para la adiccion a la cocaina

Consejo individual y grupal, exposición sistemática a estímulos y entrenamiento en habilidades de afrontamiento, prevención de recaídas (PR) y terapia cognitivo conductual (TCC), terapia de reforzamiento comunitario (TRC) con o sin bonos de incentivo (TI), terapia de soporte y expresión (TSE), terapia interpersonal (TI), terapia psicoanalítica, terapia grupal y terapia familiar y de pareja, entrevista motivacional (EM) y terapias de tercera generación (Terapia de Aceptación y Compromiso -ACT-, Terapia Dialéctica Conductual-DBT-, reducción de estrés basado en Mindfulness y Meditación Transcendental; Carballo, 2005; Penberthy, 2010; Sánchez et al. ,2011).

Tabla 1. Tratamientos para la adiccion a la cocaina.

Pero más allá de los resultados de los diferentes estudios, las terapias no tienen la misma potencia en todos los casos. Esto se debe a que los tratamientos para la adiccion la cocaina dependen de varios factores. Son dependientes del contexto interpersonal, recursos, deterioro alcanzado, dependencia de personas allegadas, características de personalidad, etc (Cangas, y Olivencia, 2001; Stulz, et al. , 2010; López- Goñi et al., 2012). En este sentido Prochaska, DiClemente y Norcross (1992) afirman que las intervenciones han de tener en cuenta el momento de la deshabituación y grado de preparación del sujeto.

Uno de los programas que mayor evidencia empírica ha recibido en los últimos años para el tratamiento del TLP y sintomatología asociada es la Terapia Dialéctico Conductual (DBT; Linehan, et al., 2002; Linehan, et al., 1999).

La DBT fundamenta la intervención en el tratamiento de cuatro habilidades básicas como son la tolerancia a la frustración, la regulación de las emociones, la efectividad interpersonal y la toma de conciencia mediante estrategias de mindfulness. La intervención se realiza mediante terapia grupal, terapia individual y consulta telefónica (para situaciones de apoyo a las crisis). Los 5 principios básicos en los que se fundamenta esta terapia son: el aumento de las capacidades del paciente, la generalización de habilidades, la mejora de la motivación y reducción de problemas conductual, el cuidado del terapeuta (trabajando la motivación y sus capacidades) y la estructuración del ambiente. Existen estudios donde la DBT se ha utilizado en trastornos adictivos (Dimeff y Linehan, 2008).

DBT podría utilizarse como uno de los tratamientos para la adiccion a la cocaina.

En clínica integra psicoolivencia, se llevan a cabo tratamientos de la adiccion a la cocaina por medio de la estructura recomendada por la DBT y el entrenamiento de las habilidades básicas. La DBT es una terapia de tercera generación. Y desarrollada en la dirección del enfoque transdiagnóstico. Desde este enfoque las adicciones se pueden explicar por medio del mecanismo conocido como evitación experiencial y consiste en intentar reducir el malestar que generan eventos privados incómodos (Wilson y Luciano, 2002).

En este sentido, Frank y Davidson (2014) mencionan que la evitación experiencial es un mecanismo de mantenimiento de los problemas psicológicos a través de respuestas en el orden conductual, cognitivo, interoceptivo y/o fisiológico. Cuyo fin es,  reducir el malestar a corto plazo. Este proceso está relacionado con problemas de control de impulsos, de consumo de sustancias psicoactivas y adicciones conductuales (Imagen 2)

Imagen 2. Análisis funcional del ciclo autoperpetuante de la dependencia a la cocaína.

Las terapias de tercera generación parecen ser útiles como tratamientos para la adiccion a la cocaina.

Las terapias de tercera generación se centran en abandonar la lucha. En generar apertura a experiencias adversas y en la adquisición de repertorios más flexibles de respuesta. De acuerdo con esto, una de las terapias de tercera generación a considerar es la mencionada Terapia Conductual Dialéctica (DBT en inglés). Esta terapia es desarrollada por Marsha Linehan. Su origen se encuentra en la terapia cognitivo-conductual aplicada a personas que con ideación suicida y con conductas autolesivas. Además de estar diagnosticadas con Trastorno Límite de la Personalidad (Gempeler, 2008). Así, Linehan en su práctica clínica, halló dificultades al momento de generar en las pacientes estrategias adaptativas de regulación emocional y afrontamiento en contextos invalidantes. Por ende, DBT combina el entrenamiento en diferentes habilidades definidas en su programa con estrategias de aceptación y/o validación (Gempeler, 2008; Ramírez y Vargas, 2012).

 

En Clinica Integra Psicoolivencia contamos con el equipo necesario para llevar a cabo la intervención adaptada a sus necesidades. Con base en las últimas investigaciones sobre tratamientos más efectivos, contamos con tratamientos para la adicción a la cocaína para la atención individual de cada persona. Estamos a su disposición.

 

Referencias

Asociación Americana de Psiquiatría (2014). DSM-5. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Madrid: Panamericana. (Orig. 2013).

Becoña Iglesias, E., & Cortés Tomás, M. (2016). Manual de adicciones para psicólogos especialistas en psicología clínica en formación.

Carballo, J.L. (2007). Programa de Reforzamiento Comunitario más Terapia de Incentivo para el tratamiento de la adicción a la cocaína. Adicciones (2007). vol. 19, núm. 1, 51‒57.

Cangas, A. y Olivencia, J. (2001). Relación de los trastornos de personalidad con el seguimiento de instrucciones terapéuticas y las recaídas en sujetos de drogodependientes. Psicología Conductual, 14, 235-245.

Casete Fernández, Lorena y Climent Díaz, Benjamín (2008). Cocaína, Guías Clínicas Socidrogalcohol basada en evidencia científica. Socidrogalcohol, Barcelona.

Dimeff, L. A. y Linehan, M. M. (2008). Dialectical behavior therapy for substance abusers. Addiction Science & Clinical Practice, 4, 39-47.

Dutra, L., Stathopoulou, G., Basden, S., Leyro, T. Powers, M. y Otto, M. (2008). A Meta-Analytic Review of Psychosocial Interventions for Substance Use Disorders. M J Psychiatry, 165,179–187.

Esteban, P. P. (2012). Opinión pública, Comunicación y prevención de drogodependencias. El tratamiento informativo de la cocaína, alcohol y marihuana en la prensa española de información general (2009-2010). Derecom, (11), 4.

Frank, R., & Davidson, J. (2014). The transdiagnostic road map to case formulation and treatment planning: Practical guidance for clinical decision making. Oakland: New Harbinger.

Gempeler, J. (2008). Terapia conductual dialéctica. Revista Colombiana de Psiquiatría, 37(1), 136-148

Linehan M. M., Dimeff, L. A., Reynolds, S. K., Comtois, K. A., Welch, S. S., Heagerty, P. y Kivlahan, D. R. (2002). Dialectical behavior therapy versus comprehensive validation therapy plus 12-step for the treatment of opioid dependent women meeting criteria for borderline personality disorder. Drug and Alcohol Dependence, 67,13-26.

Linehan, M. M., Schmidt, H., Dimeff, L. A., Craft, J. C., Kanter, J. y Comtois, K. A. (1999). Dialectical behavior therapy for patients with borderline personality disorder and drug- dependence. American Journal on Addiction, 8, 279-292.

López-Goñi, Fernández-Montalvo y Arteaga, A. Addiction treatment dropout: Exploring patients’ characteristics. The American Journal on Addictions 21 (1), 78-85

Penberthy, J., Ait-Daoud, N., Vaughan, M. y Fanning, T. (2010) Review of Treatment for Cocaine Dependence. Current Drug Abuse Reviews, 3, 49-62.

Prochaska, JO, DiClemente, CC y Norcross, JC (1992). En busca de la estructura del cambio. En Self change (pp. 87-114). Springer, Nueva York, NY.

Ramírez, R., & Vargas, L. (2012). Terapia conductual dialéctica: descripción general de una propuesta centrada en la aceptación incondicional. Revista de Ciencias Sociales (Cr), III(137), 53-64.

Sánchez, L., Díaz-Morán, S., Grau-López, L., Moreno, A., Eiroa-Orosa, F. J., Roncero, C., Gonzalvo, B., Colom, J. y Casas, M. (2011). Tratamiento ambulatorio grupal para dependientes de cocaína combinando terapia cognitivo conductual y entrevista motivacional. Psicothema, 23, 107-113.

Stulz, N., & Crits‐Christoph, P. (2010). Distinguishing anxiety and depression in self‐report: purification of the beck anxiety inventory and beck depression inventory‐II. Journal of clinical psychology66(9), 927-940. The American Journal on Addictions 21 (1), 78-85

Van den Bosch, L. M. C., Verheul, R., Schippers, G. M. y van den Brink, W. (2002). Dialectical behavior therapy of borderline patients with and without substance use problems: implementation and long-term effects. Addictive Behaviors, 27, 911-923.

West, R. (2013). European monitoring centre of drugs and drug addiction (EMCDDA), insights. models of addiction. EMCDDA. Luxembourg: Publications Office of the European Union, Lisbon, Portugal.

Wilson, K., & Luciano, C. (2002) Terapia de Aceptación y Compromiso: Un tratamiento conductual orientado a los valores. Madrid: Pirámide.

Leave a Reply

× Cita online