Skip to main content

En este post, te enseñaremos habilidades orientadas a tolerar y aceptar las emociones negativas. Los sentimientos negativos son parte de nuestra vida y de nuestro día a día y debemos evitar eliminarlos.

Estas habilidades son importantes porque los sentimientos negativos son parte de la vida y muchas veces no pueden ser evitados o eliminados. Además, la capacidad de tolerar el malestar es fundamental para perseverar y mantener la motivación cuando se está intentando lograr un cambio o evolución en nuestra vida.

¿Tienes capacidad para tolerar el malestar emocional?

La capacidad para tolerar la frustración o las emociones negativas, es la habilidad que puede aprenderse mediante la práctica que permite soportar los estados emocionales sin desesperarse y sin dejarse llevar por ellos. Esta habilidad nos permitirá:

  1. Impedir focalizar la atención en la emoción negativa.
  2. Evitar consecuencias negativas de una reacción desproporcionada ante la emoción negativa.
  3. Nos sentiremos preparados para actuar de modo proporcional a la causa que provoca la emoción.
  4. Desarrollaremos una habilidad adecuada para enfrentarnos a la situación negativa que ha originado el estado emocional negativo

psicologia roquetas de mar

Algunas de las emociones negativas que podemos experimentar son aburrimiento, vergüenza, ira, tristeza o desesperanza. Para lidiar con ellas, la solución no es evitarlas sino enfrentarse y aprender a vivir con ellas para no caer en un malestar emocional generalizado.

¿Conoces alguna estrategia para tolerar el dolor?

Existen diferentes estrategias de afrontamiento ante el malestar emocional. Estas estrategias, son actividades que dan apoyo para poder tolerar el malestar cómo estrategia de afrontamiento. Podemos tener presentes las siguientes estrategias para tolerar el malestar emocional:

  • Evitar la situación que provoca malestar: Generalmente sientes un malestar emocional producido por la situación y de la que queremos huir de manera constante. Evitamos el malestar en sí o la persona que lo genera. Nuestra reacción habitual es aislar la mente del problema y dejar de pensar en él durante el tiempo necesario para encontrar el equilibrio.
  • Conectar con el presente: Forma indirecta de controlar el mal humor, el agobio o el nerviosismo. Supone centrar la atención en el presente vivido e intentar percibir las circunstancias que lo rodean. Sin pensar más allá de la experiencia vivida en el “ahora”.
  • Conexión social o ayudar a los demás: Llamar por teléfono a persona conocida empatizando con el contenido de la conversación. O bien ayudando a otra persona que lo necesite.
  • Realización de actividades distractoras o placenteras: Intentas desviar tu atención del estado de ánimo negativo al llevar a cabo actividades distractoras que requieren iniciativa y actividad para realizarlas. Ir a ver algún espectáculo, escuchar música, actividad deportiva, juegos de mesa, pasear por la naturaleza, ir a pescar, etc. También buscas siempre experimentar sensaciones muy intensas que te evadan de la realidad.
  • Regulación de la activación mediante el uso del pensamiento: Por ejemplo, Intentar comparar la propia situación con gente menos afortunada, adoptar interiormente una actitud compasiva. Buscas un propósito, significado o valor al dolor que sufres. Te animas a ti mismo con autoafirmaciones o autoinstrucciones del tipo de “puedes superarlo””animo” “lo has superado otras veces” o bien, por medio de la imaginación dejar de lado la situación durante un rato a nivel mental.

Recuerda que en Clínica PsicoOlivencia, tu centro de psicología en Roquetas de Mar, podemos ayudarte. Si observas conductas impulsivas y que se originan tras sentirte desbordado por emociones negativas puede ser que necesites ayuda para tolerar el malestar emocional. Contacta con nosotros, estaremos encantados de poder ayudarte.

Leave a Reply

× Cita online